Nuestra historia

La Iglesia Evangélica Metodista de Costa Rica es parte del Cuerpo universal de Cristo. Se declara como Pueblo redimido y reconciliado con Dios por medio de Jesucristo. Es la comunidad que es depositaria de la Palabra de Dios, por lo tanto como Iglesia Cristiana debidamente identificada con el amar a Cristo, guardar y obedecer la Palabra de Dios. Sus raíces surgen y le hacen pertenece al gran movimiento Metodista, que surgió en el seno de la Iglesia Anglicana en el siglo XVIII. La Iglesia confiesa su fe en el Padre, en el Hijo y en el Espíritu Santo.

Ubicando la historia directamente sobre los sucesos en Costa Rica se puede decir que, oficialmente en octubre de 1917, se inicia el ministerio de la Iglesia Evangélica Metodista en Costa Rica. La obra fue empezada por los hermanos Eduardo Zapata de México, y el Obispo Jorge Amos Miller, de Estados Unidos.

En la liberal ciudad de Alajuela los Metodistas se establecieron desde 1920; en 1924 se organizó una escuela diurna y en 1928 finalizaron las labores de construcción del templo nombrado “El Mesías”; declarado Patrimonio Histórico-Arquitectónico en virtud del Decreto Nº 28247-C publicado en La Gaceta Nº 232  del martes 30 de noviembre de 1999.

La obra progresó lentamente durante los primeros años pero con el tiempo la Iglesia en Alajuela se convirtió en una de las más vigorosas de la denominación.

En la fotografía, se aprecia la propiedad que incluía una hermosa casa estilo victoriana que acogió la escuela dominical de nuetra congregación. La misma fue demolida en el transcurso de la década de 1970, debido a la antiguedad de la edificación y con el propósito de construir el edificio de la actual Librería Metodista.